Rendición de la PdT: miren el futuro con esperanza

Columna de opinión escrita por Natalia Cortés G., socióloga y Coordinadora Unidad de Apoyo al Aprendizaje, Universidad Austral de Chile.

Este lunes se rinde la Prueba de Transición Universitaria (PdT), la última de este proceso de cambio gradual que el Ministerio de Educación se encuentra realizando para el nuevo Sistema de Acceso al subsistema universitario. La PdT eliminó aspectos cuestionados de la PSU y sumó preguntas que miden competencias, corrigiendo con ello problemas en los niveles de dificultad y en la evaluación de las preguntas. Lo que espera disminuir brechas sociales en los resultados; por ello se vuelve importante reflexionar sobre los cambios que el sistema de educación superior debe comenzar a asumir. Estamos en un constante crecimiento, no solo por la evolución de las nuevas generaciones, sino también, porque hoy, la construcción de una nueva Constitución nos obliga a debatir en torno al derecho a la educación y el acceso a la educación superior como un proceso que debiese ser más flexible, diverso y equitativo; que considere el mérito, el talento y que los estudiantes no sean descalificados por su origen o las experiencias académicas que han tenido. Hoy la UACh en sus Programas de Acceso Inclusivo propende a relevar estas premisas. “Los talentos estás distribuidos igualmente en toda la población”, decía Francisco Javier Gil y siempre tuvo la razón.

La PdT será rendida el lunes por cientos de jóvenes de nuestra región, quienes con un cargamento de sueños se alistan para enfrentar uno de sus primeros grandes desafíos. Sabemos que las expectativas personales y familiares son altísimas en este periodo. Para esto es sumamente importante conversar acerca de los sueños, las habilidades y los recursos personales que cada uno puede potenciar en una carrera universitaria o técnica, y para ello barajar más de un plan puede entregar cierta calma y tranquilidad. A estas alturas del proceso será difícil que los estudiantes logren aprender contenido de memoria, pero sí pueden trabajar en sus habilidades para enfrentar esta prueba; meditando, haciendo ejercicio, respirando conscientemente, riendo y compartiendo con amigos.

Jóvenes: no tengan miedo, miren el futuro con esperanza, la PdT es una de las tantas postas que tendrán que atravesar en el camino, lo importante es que reconozcan qué los hace felices y les llena el alma; de tal manera cuando estén estudiando o preparándose para rendir la prueba, sabrán hacia dónde quieren llegar. Trabajen por ese sueño, ustedes son capaces, tienen talento, ¡pueden hacerlo!

Fuente: diario.uach.cl

 

Publicado en: noticias